Este es un elemento de encabezado personalizado

Este es un elemento de encabezado personalizado

Un mexicano que propone y hace, que trabaja duro para que los sueños se conviertan en realidad.
Soy mexicano. Un mexicano como tú, que ama a su país, sus costumbres, cultura y, sobre todo, sus valores.
Un mexicano que propone y hace, que trabaja duro para que los sueños se conviertan en realidad.
En el año 2008, estando en Japón, encontré el Gaba (Ácido gamma-aminobutírico), una sustancia natural y benéfica para las funciones del cerebro, capaz de incrementar el rendimiento mental y la concentración, de acuerdo con diversos estudios científicos. Apostando mi capital, y luego de años de trabajar sin descanso, desarrollé un concepto fuera de serie con el sueño de compartirlo con todo el mundo. Mi producto GO GABA se empezó a vender como una bebida única y diferente, con beneficios a partir de sus ingredientes, como reducir los niveles de estrés y mejorar la concentración mental.
GO GABA creció rápidamente. De 20 puntos de venta, pasó a 2,000. Se lanzó en Holanda, y se llevó a cabo investigación y pruebas de mercado en Reino Unido, Francia, Alemania y Suecia. Incluso, estuvimos presentes en el “Día Nacional de los Emiratos Árabes Unidos” en México.
También fue reconocido por Google y la Secretaría de Economía en México, así como resultó ganador ante el Consejo México-Francia sobre Emprendimiento e Innovación. Al ganar los reconocimientos y obtener financiamiento, realizamos junto con Ogilvy, una de las agencias de mayor prestigio en el mundo, una reingeniería del proyecto para lanzarlo a nivel mundial.
En 2016, la Banca de Inversión de BBVA se entusiasmó con el proyecto y acordamos levantar un capital de 28 millones de dólares (USD) para desarrollar GO GABA en 50 países, en 5 años. Las proyecciones reflejaban una ganancia acumulada de 357 millones de dólares en 10 años.
Como una de las alternativas, BBVA planteó la posibilidad de presentarle el proyecto al “gigante” mundial de las bebidas refrescantes: The Coca-Cola Company (Coca-Cola).
En diciembre de 2017 firmamos un contrato legalmente vinculante con Coca-Cola. El contrato, entre otras cosas, estableció una prohibición mundial para que Coca-Cola, sus partes relacionadas, afiliadas, empleados, directores e incluso sus accionistas, no pudieran competir con GO GABA de forma directa o indirecta. Esto, claro, me dio certidumbre y generó confianza, aún y cuando, a la mitad de las negociaciones, uno de sus vicepresidentes me había propuesto firmar el contrato en una servilleta. En enero del 2018 comenzamos a trabajar de manera conjunta. Coca-Cola me asignó a un equipo de ejecutivos altamente calificados, mientras que yo aportaría mi conocimiento, visión, direccionamiento y experiencia, para planear el lanzamiento del producto a través de un programa piloto.
Todo marchó en orden hasta que en abril del 2018 se dio un giro marcado por la presión de Coca-Cola para que yo firmara un nuevo acuerdo. Con dicho contrato Coca-Cola pretendía ponerme en completa desventaja, eliminando la prohibición de no competir con GO GABA, además de otras cosas que querían cambiar en mi perjuicio de forma abusiva e injusta. Lo anterior, una vez que ya habían recibido la información confidencial y el secreto industrial de GO GABA, a lo largo de al menos cuatro meses.
Apenas un mes después de que Coca-Cola pretendiera modificar sin éxito el contrato que habíamos firmado, en mayo del 2018 lanzó FANTA GABA en Japón. Fue una sorpresa muy desagradable.
Hoy queda claro que el interés de Coca-Cola por mi conocimiento de esta nueva categoría de bebidas, y por mi producto, se movió en el marco de un vil engaño. En un abrir y cerrar de ojos, diez años de trabajo, sacrificio y esfuerzo quedaron a merced de esta empresa refresquera que pretende destrozarlo por completo. Su mala fe, sus mentiras y acciones posteriores a la violación del contrato han afectado a mi persona, y por consecuencia a algunos miembros de mi familia, compañeros de trabajo y amigos. Por supuesto también afectaron a todas aquellas empresas, e instituciones públicas y privadas que confiaron y apostaron con su trabajo y entusiasmo por GO GABA a lo largo de muchos años.
Busqué varios acercamientos con Coca-Cola en México. Mi intención: resolver las cosas del mejor modo, por la vía del diálogo pero sólo recibí la propuesta de firmar un nuevo contrato que se limitara en todos sus alcances a México, y posteriormente, un correo desconociendo la validez del propio contrato que habíamos negociado y firmado con la ayuda de BBVA. Lo anterior no me dejó ninguna otra alternativa que denunciarlos penalmente por fraude y robo de propiedad industrial. Por su parte, Coca-Cola no dudó en mandar a sus altos ejecutivos involucrados en el proyecto a diferentes partes del mundo, demandarme por la vía civil, y traer a México a su Vicepresidente Senior de Estrategia Global. La policía de investigación tenía instrucciones oficiales de localizar a varios de ellos, mismos que nunca se presentaron a declarar, a pesar de haber sido citados formalmente en dos ocasiones. Los empleados de Coca-Cola que eran parte del equipo de trabajo que me fue asignado, sí declararon, pero lo hicieron en horarios irregulares y varios de ellos con falsedad. La demanda civil que presentarón está estructurada a partir de la confusión y la mentira. Sin duda, actitudes, acciones y reacciones que nadie imaginaría de una empresa mundial, de ese tamaño, y con una imagen de “intachable” y “familiar”.
Nunca he creído que demeritar los logros de otros, eludir responsabilidades, confundir a la sociedad y asfixiar los problemas mediante el engaño, sean la manera de aclarar y resolver situaciones. Al día de hoy sigo sin entender la forma de actuar de Coca-Cola.
Por lo anterior, he buscado acercamientos con las oficinas centrales, en Atlanta (Estados Unidos de América), mismos que hasta hoy han sido respondidos con la misma arrogancia y falta de responsabilidad social.
Soy mexicano… Un mexicano trabajador, con principios y carácter. Un mexicano que defiende su trabajo y sus derechos, pero sobre todo un mexicano solidario con la visión del México que todos queremos. Un México comprometido, con un verdadero sentido de equidad, justicia y oportunidades reales para todos.